Luciana, Pignatta

Siempre me dio curiosidad poder investigar mi estilo.

A mí en particular, después de ser mamá, cambiar totalmente mi cuerpo me genero mucha angustia ya q nada me entraba o por que el cuerpo va cambiando y te encontras en una etapa donde no sabes bien que ponerte a tu respectiva edad.

Cuando me recomendaron a Kari no dude en consultarle. Después de trabajar con ella no voy a negar que salí con un poco más de autoestima y mi principal cambio fue pensar bien lo que iba  a comprar sabiendo mi colorimetría y tips que sugirió! Cambie totalmente mi cabeza cuando voy a algún local de ropa! y puedo decir que me siento mejor haciendo la elección de las prendas.

Lo que más me gusto de ella fue su simpleza, sencillez y humildad con la q me recibió!! Atenta a mis consultas comentarios y sin prejuicios. Una persona encantadora.

Lo que siempre les digo a mis amigas es: "Anda con Kari, ella te va a dar la posta de estilo de imagen y te ayudara a encontrar tu estilo ..es encantadora y dulce!"

Paula, Carballo

Antes  me costaba más saber que ponerme todos  los días, no tenía seguridad si estaba bien vestida o ridícula, necesitaba asesoramiento.

Aprendí  a conocer cómo es mi cuerpo, mi formas,  que me conviene usar y cómo, qué colores me sientan bien para usarlos más y combinarlos entre sí. Conocí  que el plateado me favorece, que me quedaría mejor el pelo más corto y el flequillo de costado. 

Me sentí muy comprendida, escuchada, y me generó confianza de que estaba en buenas manos, que Karina tenía la suficiente capacidad y formación  para guiarme.  La recomendaría a todas las mujeres que conozco, porque ella se involucra con cada clienta, adaptándose a cada estilo y diversidad de mujeres con sus diferentes trabajos o actividades  estando en todos los detalles, transmitiendo sus conocimientos sobre  asesoramiento con su dulzura y calidez de persona que la caracteriza.  

Testimoniales

 
 

Eugenia, Quinzio

Antes, comprarme ropa no era placentero para mi! En realidad siempre compraba porque me gustaba la prenda pero no sabía si a mí me quedaría bien y con qué otras prendas la podría combinar. También tenía mucha ropa pero no la utilizaba fácilmente, siempre me faltaba algo para que quedara bien y más de una vez quedaba guardada sin usarla.

Cuando hice la asesoría de imagen con Karina, además de ser un momento muy placentero,  fue como juntarme con amigas a tomar mate,  adquirí confianza en mí misma, supe que colores, formas y estilo me queda bien. Desde ese momento empecé a hacer compras "más inteligentes" aprovechando al máximo cada compra que hago  y sabiendo que si lo voy a usar.

Si tienes dudas de estilo, de qué te queda bien, complicaciones con tu cuerpo, te recomiendo que pases por esta experiencia, saldrás satisfecha..."es un mimo para vos misma"

Silvia, Claros

Antes de trabajar con Kari me sentía incompleta, me faltaba algo, me miraba al espejo y todo lo que me probaba ya no representaba lo que sentía. Además pase por muchos cambios físicos (baje 20 kilos!!!) y vestirse paso a ser una eterna tortura.

Con Kari me sentí escuchada, comprendida, muy segura al ver que hablaba con alguien que sabe del tema.

El principal beneficio que obtuve del asesoramiento fue ganar mucha seguridad!!! Ya no quería pasar desapercibida ni ser invisible, vestirse paso de ser una tortura a ser algo hermoso.
Lo que más me gustó de trabajar juntas fue que me escuchara y, a pesar de mi inseguridad, que me diera ánimo para probar ropa, a jugar. Me enseñó que vestirse no sólo es necesario sino que también puede ser divertido y que probar no está mal sino que es necesario.